Talo y sidra, el menú de Santo Tomás que da paso a la Navidad

Un año más, miles de personas se han dado cita en El Arenal y Casco Viejo bilbaino para degustar su menú preferido de Santo Tomás (21 de diciembre): talo con txistorra, morcilla o chorizo (5 euros) y sidra (4/5 euros). Muchos también han adquirido hortalizas, quesos,  miel, frutas, txakoli… en las más de 300 casetas dispuestas en este tradicional mercado, que lo lleva organizando la BBK desde 1945, si bien se tiene constancia de que se celebraba en el siglo XIX en la Plaza Vieja, junto al puente de San Antón y desde 1915 en la Plaza Nueva.

thumbnail_file-88thumbnail_file-93

thumbnail_file-92
Mercado de Santo Tomás, una tradición que no ha perdido visitantes.

Decimos que la actual organización del mercado de Santo Tomás en Bilbao (BBK) ha cumplido 73 años, una edad más que importante y que cuenta cada edición con más visitantes, porque si bien hace años el mercado tenia más salida como mercado gastronómico -marcaba el inicio de la Navidad y se adquiría la comida para estas fechas- hoy la juventud ha tomado el mercado y llena las txoznas durante la tarde y noche en un ambiente festivo.

21 de diciembre, pago de las rentas de arrendamiento del caserio

El origen del mercado de Santo Tomás se remonta al siglo XIX. Entonces era frecuente que los arrendatarios de los caseríos de Bizkaia acudieran a Bilbao el 21 de diciembre con el fin de abonar a los propietarios de dichos caseríos, en su mayoría residentes en la villa, las rentas del año.

Además de dinero, los baserritarras les ofrecían los productos más apreciados de la tierra que trabajaban: hortalizas, frutas, capones…

thumbnail_file-90

thumbnail_file-91
Un mercado gastronómico tomado por la juventud.

No entraba ni un alfiler. Hasta 40 minutos de cola para degustar el talo con la sidra. Una locura que los jóvenes han sabido convertirla en su fiesta.

thumbnail_file-97thumbnail_file-94

thumbnail_file-95.jpg
Espectacular atardecer en Bilbao.

Un extraordinario marco para el disfrute, El Arenal de Bilbao, con un atardecer digno de una Navidad que empieza ahora, magnificando la amistad con una copa de nuestro txakoli.