Palacio Ibaigane, un aristócrata del balón

Cuando Sir Ramón de la Sota y Llano (1857-1936), vasco, nacionalista, naviero y fundador de la compañía Euskalduna mando construir el Palacio Ibaigane, no es de suponer que se le pasara por la cabeza que iba a ser, con los años, la sede del Athletic Club de Bilbao. Tampoco imaginaria este gran industrial bilbaino que una guerra civil le llevaría, junto a su familia, al exilio, adosada una ruina económica, multas y expolios. Se cuenta que construyó el Palacio Ibaigane con una gran balconada para ver desde ella pasar, por la ría de Bilbao, los barcos que construía. Todo parece indicar una situación familiar privilegiada en esos primeros años del siglo XX: apogeo de una incipiente industria naviera, 13 hijos y una pinacoteca de más de 300 obras de arte. A puertas de la Navidad, recordamos con esta fotografía que encabeza el artículo la belleza de este palacio, el mejor exponente de las mansiones aristocráticas de la época.

Tras la Primera Guerra Mundial, el gobierno británico concedió a Ramón de la Sota el titulo de Sir por la ayuda prestada con sus buques  a la causa aliada, concesión que gustaba al naviero, hasta el punto de que solía pedir que se le nombrara de Sir.

thumbnail_file-52
El Palacio Ibaigane emula las tradicionales casas-torre de Bizkaia

Semejanza con los caseríos vascos

El Palacio Ibaigane es una obra del arquitecto Gregorio Ibarreche, edificado en 1900. Se trata de una construcción de estilo neoclásico, que guarda cierta semejanza con los caseríos vascos. Está ubicada en la céntrica calle bilbaina de Alameda Mazarredo y es un bello ejemplo de este estilo tan típico de principios del siglo XX y que emula las tradicionales casas-torre de Bizkaia.

thumbnail_file-67
Imagen de la vidriera central, del arquitecto Anselmo Guinea

La vidriera central del palacio y el espacio distribuidor, con sus elementos de madera noble trabajada, son un magnífico ejemplo de artesanía e industria ornamental. Esta obra es del arquitecto Anselmo Guinea. Cuando accedes a la edificación, nada parece indicar que sea la sede de un equipo de fútbol y que lo es desde 1988. Desde que se construyera el nuevo San Mamés, las reuniones de la Junta Directiva del Athletic Club de Bilbao en Ibaigane se han extendido en el tiempo y solo en ciertas fechas se reúnen los directivos en el gran salón que se encuentra en la planta baja y que cuenta con una estupenda chimenea de época. Los trofeos deportivos también se trasladaron a la nueva Catedral.

thumbnail_file-66.jpg
Un jardín muy cuidado rodea el palacio

Con motivo del reciente evento Open House Bilbao, el Palacio Ibaigane, y por segundo años consecutivo, abrió sus puertas al evento arquitectónico más grande de Euskadi y en el que han participado más de 35.000 personas. El Ayuntamiento de Bilbao ha hecho extensible el agradecimiento, no solo a los 67 edificios (Bilbao-Barakaldo) que han abierto gratuitamente sus puertas, sino también a los visitantes y a los más de 500 voluntarios, gracias a los cuales se ha podido llevar a cabo este interesante evento.

Reliquia de San Mamés

El Palacio Ibaigane cuenta con una capilla neogótica muy interesante, si bien lo que le hace aún más atractiva es la reliquia de San Mamés que cuelga de su pared derecha. Fue el propio club quien consiguió y ubicó la reliquia del santo.

Posee también un órgano eclíptico, que aún cuenta con tubos originales y donde el compositor Jesús Guridi, según se cuenta, compuso parte de su afamada obra “El caserio”.

La historia es así, da mil vueltas de quita y pon. Y, a veces, hasta se reescribe.