La nueva cara de la ría de Bilbao

La ría de Bilbao luce en los últimos años nueva vestimenta muy atractiva tanto para los vecinos de la villa como para los turistas. Si bien tiene una longitud de 23 kilómetros, es en su trayecto bilbaino donde rinde más posibilidades. Porque en estas aguas, hoy lo suficientemente limpias como para disfrutarlas, y en sus dos márgenes -que llegan hasta Santurtzi- son decenas las personas que a diario cumplen un objetivo distinto: utilizar la trayectoria de un estupendo paseo y de muy diversas formas.

Desde un mismo punto de la ría de Bilbao he sacado doce instantáneas que resumen las diferentes actividades que, en un tiempo escaso de media hora, se llevan a cabo en este enclave. Es curioso ver como se entrelazan distintas actividades en un espacio y tiempo similar. Por ejemplo los hay que hacen deporte -bicicleta, carrera, caminata, remo-; o quienes hacen turisteo en barco o bus; o quienes prefieren pasear a su perro, o pasearse ellos mismos y al mismo ritmo del corazón y pies -curioso estado de la pareja que fotografié, que dan el paso al mismo ritmo, puntera con puntera-; o quienes prefieren sentarse frente a la ría, como descanso de una mañana de trabajo; o los niños que aprovechan las múltiples posibilidades de juego o de ir en su patinete; y como no, como medio de desplazamiento por la villa, como el hincha del Athletic.

foto 5foto 4foto 9foto 8foto 2foto 3foto 1foto 12foto 11foto 10foto 6

Es en verdad una nueva cara la que viste nuestra ría de Bilbao, cuyos primeros indicios datan del año 1075, con un grupo de arrantzales que se reunían en torno a la pequeña iglesia en el territorio de Santurtzi. Desde ese momento comenzó un desarrollo vertiginoso de actividades comerciales marítimas a lo largo de la Edad Media, incluida la fundación de Bilbao en el año 1300 y la de Portugalete en 1322.

Pero el gran avance de la ría de Bilbao viene tras el desplome industrial en los años 80, rescatando el agua totalmente contaminada por los desechos industriales y urbanos. Se implantan varios proyectos de renovación y saneamiento destinados a purificar las aguas y embellecer sus márgenes. Hoy la oxigenación de sus aguas superan el 60%.

Y es en la década de los noventa cuando se inicia el cambio que hoy conocemos: Museo Guggenheim, unido al Palacio Euskalduna y Museo Marítimo por un gran parque. Se inicia así la era de la Cultura en Bilbao, el progreso de la Comunicación, el recuerdo e historia de la mar como centro de actividad. Y la llegada de miles de turistas atraídos por un Bilbao que lleva bien alto su titulo de Capital del Mundo.

Y así la ría de Bilbao consigue que la economía de la villa florezca de nuevo, transformando los hierros en empresas de hostelería, comercios y un sin fin de pequeñas empresas de servicios que rodean a la estructura de una nueva urbe, camino de su consagración. Y no por menos en junio del 2006 se declaró oficialmente que el 22 de junio sea conmemorado, con carácter local y anual, como el “Itsadarra Eguna, Dia de la Ría”.