La ciencia y la tecnología no deberían ser intimidatorias a los 13 o 14 años

La organización de los Premios Rei Jaume I (Valencia) ha reunido en Bilbao , bajo los auspicios de Innobasque e Iberdrola, a un grupo de empresarios, científicos e investigadores. En este ámbito han salido  importantes aportaciones como la necesidad de que la investigación científica vaya de la mano de las empresas y también de la Universidad; el apoyo a la financiación de los proyectos y retos mediante donaciones a la ciencia a cambio de beneficios fiscales (Ley de Mecenazgo) y la importancia de que la ciencia y la tecnología no deberían ser intimidatorios a los 13 o 14 años.

El acto, bajo el título “Al servicio de la ciencia, la innovación y el emprendimiento”,  se ha desarrollado mediante una mesa redonda donde Leire Bilbao, directora general de Innobasque ha moderado las interveciones de Javier Ormazabal, presidente del Círculo de Empresarios Vascos; Iratxe Zuluaga, directora ejecutiva de Ariadna Instruments, Luis Liz-Marzán Premio Rei Jaume I en investigación básica año 2015 y director científico en CIC BiomaGUNE; e Iñigo Losada, premio Rei Jaume I de Medio Ambiente año 2018. Han estado precedidos de Vicente Boluda, vicepresidente de la Fundación Premios Rei Jaume I, y su presidente ejecutivo Javier Quesada que ha explicado el funcionamiento de estos premios, que este año en junio cumplirán su 31 edición y que tienen como base dar a conocer la existencia de grupos de investigación a las empresas y en general a toda la sociedad. El presidente de la Fundación Iberdrola, Fernando Garcia, también ha estado presente en el acto.

IMG_9539.jpg
Iñigo Losada y Luis Liz-Marzán

Ha habido unanimidad al entender que deberían organizarse más foros de este tipo, dada la escasa comunicación que se suele dar entre los centros de investigación, las empresas y la Universidad. Se ha hablado de retos y cómo las empresas deberían tener mayor flexibilidad a la hora de dedicar fondos, ante la dificultad de justificar una inversión a largo plazo: nadie sabe cuando van a salir las ayudas y eso crea cierta inseguridad.

Todos estaban de acuerdo que el esfuerzo que hacen las empresas es muy importante ya que genera valor, pero necesitan más apoyo de las instituciones. Empresa, centros de investigación y Universidad deben unirse en un  mismo ecosistema y potenciar así la cadena de valor. En este sentido, ha quedado claro que en Euskadi tenemos un modelo que puede ser perfectamente exportado al resto de España, dado su elevado nivel de estabilidad.

Ante el conocimiento de que China está invirtiendo en innovación e inteligencia artificial, ha quedado clara la necesidad de llegar a una especialización,  incluso más allá de la financiación. Hay mucho talento y colaboración en todo el Estado español y hay que especializarse por puro rendimiento, incluso llegar a especializaciones regionales, porque hay ciertas líneas prioritarias donde la investigación se hace mas fuerte. Concretamente en Bizkaia tenemos la investigación energética alrededor de Iberdrola, empresa tractora importante a nivel mundial.

Hay que potenciar la investigación en la universidades, que además es donde más se está realizando, educar en la ciencia e investigación como valor de futuro y es importante que haya más organización en las propias universidades, aunque se está haciendo mucha investigación en ellas, hay que aprovecharlas más. A veces la empresa demanda un perfil y la Universidad va por detrás,  cuesta encontrar ciertos perfiles de alumnos en ellas. La universidades deben estar ligadas al mercado laboral, pero no con un sistema rígido.

Respecto al cambio climático se ha dicho que es difícil ver un reto que no esté conectado con el medio ambiente y la sostenibilidad. Hay que aunar los 17 objetivos de la ONU para el desarrollo sostenible Agenda 2030, con cierto alineamiento de escala de prioridades.