“El día que murió la música”, 61 años sin los grandes del rock and roll

El 3 de febrero de 1959 es una fecha grabada a fuego en la historia del rock and roll. Aquel día, hace hoy 61 años, tres de sus más brillantes estrellas – Buddy Holly, Ritchie Valens y J. P. ‘The Big Bopper’ Richardson– murieron en un fatal accidente de avión que cambiaría para siempre el mundo de la música. La tragedia se convirtió en leyenda y, tiempo después, aquel día sería conocido popularmente –e inmortalizado en la canción ‘American Pie’ de Don McLean– como el día en el que murió la música.

 

El día que murió la música se refiere al accidente de aviación que tuvo lugar el martes 3 de febrero de 1959, día en que los compositores y músicos de rock and roll Buddy HollyRitchie Valens y The Big Bopper (“J. P.” Richardson), junto con el piloto Roger Peterson, fallecieron durante la gira que estaban llevando a cabo por Estados Unidos. Su avioneta de cuatro plazas Beechcraft Bonanza se estrelló en un campo de maíz de la pequeña localidad rural de Clear Lake (condado de Cerro Gordo), en el estado de Iowa. El accidente fue conocido como “El día que murió la música” por la canción de Don McLean «American Pie» (1971).

En ese tiempo Holly y su banda, conformada por Waylon Jennings, Tommy Allsup y Carl Bunch, estaban tocando en una gira llamada “Winter Dance Party” por el centro de los Estados Unidos. Los artistas Ritchie Valens y The Big Bopper también se habían unido a la gira.

Los grandes trayectos afectaron a los artistas, quienes padecieron gripe e incluso congelamiento. Después de tocar en Clear Lake, Iowa, y frustrado por las condiciones climáticas, Holly decidió alquilar un avión con destino a su próximo evento de la gira en Moorhead, Minnesota. The Big Bopper, quien tenía gripe, tomó el lugar de Jennings en el avión, mientras que Tommy Allsup perdió el suyo con Valens en un cara o cruz.

Poco después del despegue, tarde en la noche y en condiciones climáticas adversas, el piloto perdió el control de la aeronave, un “Beechcraft Bonanza”, y se estrelló en un campo de maíz a seis millas del aeropuerto; no hubo sobrevivientes.

Además de la canción de Don McLean, el accidente ha sido mencionado o mostrado en varias películas y canciones; se construyó un monumento conmemorativo cerca del sitio del accidente.

Buddy Holly, tras sus gafas de pasta y su guitarra. Murió con sólo 22 años, pero logró influir en varias generaciones de grandes músicos. John Lennon y Paul McCartney crecieron con sus canciones.  Bob Dylan acudió a uno de sus conciertos en Minnesota días antes del accidente que acabaría con su vida y asistió a una actuación que guardaría siempre en la memoria. «Me miró directamente a los ojos y me transmitió algo, no sé qué…», reconoció Dylan en una entrevista. El británico Elton John también empezó a usar gafas en sus actuaciones para emular a su ídolo.

Fotografía/datos Wikipedia. Enlaces YouTube.