Bilbao celebra un Santo Tomás más ecológico y sostenible

La festividad de Santo Tomás trae a Bilbao todo el sabor del medio rural vasco. Durante toda la jornada los baserritarras exhiben animales de granja, y es posible adquirir queso, rosquillas, miel, dulces, frutas, verduras o productos de artesanía. Miles de personas disfrutan de esta fiesta popular previa a la Navidad,  que se celebra en El Arenal y la Plaza Nueva. En ambos emplazamientos es posible degustar un talo con chorizo regado con txakoli, así como disfrutar de los bertsos, la txalaparta, la trikitixa y otros sonidos tradicionales.

frutas 2.JPG
Un puesto de venta de fruta y verduras atiende en El Arenal bilbaino.

Un año más 100.000 visitantes han recorrido el recinto ferial, compuesto por 248 puestos. Este año, el mercado de Santo Tomás en Bilbao ha sido más sostenible que nunca. A fin de proteger el medio ambiente se han utilizado vasos reutilizables y bolsas biodegradables. También, ha habido más productos ecológicos, cuyo imcremento ha sido superior al 200%.

ambiente 2
Mercado de Santo Tomas con la Iglesia de San Nicolás al fondo.

La mañana ha sido muy agradable, con una buena temperatura que ha ayudado al buen ambiente: como es habitual el talo ha sido el protagonista y este año también las alubias, una iniciativa de la Cofradía de la Makila. A primera hora de la tarde se ha deslucido un tanto por el viento y la lluvia.

ambiente 3
Plaza Nueva de Bilbao en animada degustación de talo.
ambiente
Una feria muy navideña.

Las primeras horas de la noche dan otro ambiente al mercado, y las luces navideñas llenan el lugar de magia. La 72ª edición del mercado de Santo Tomás en Bilbao abre así oficialmente la Navidad.