Paridad en la procesión marítima de Santurtzi

Desde 1907 la patrona de Santurtzi (Bizkaia) es Nª Sª del Carmen. La aldea marinera la venera desde entonces y también, desde ese preciso momento, la Virgen es sacada en procesión todos los 16 de julio por la Bahía del Abra, a puertas del mar Cantábrico. Más de cien años con un acto religioso en recuerdo de los arrantzales fallecidos en la mar. La barca que lleva a la virgen nos muestra una respetuosa imagen del cariño que le tienen sus feligreses en particular y todo el pueblo en general; si bien también es orgullo destacar la paridad de sus porteadores, remo en mano, compuesto por ocho mujeres y por ocho hombres.

IMG_8851.JPG
La procesión da comienzo todos los 16 de julio a las seis de la tarde, acto que va pasando de generación en generación.
IMG_8887
La barca de la Virgen es portada por 16 remeros.
IMG_8891
La procesión marítima de Santurtzi es la de más solera.

En las fiestas patronales de Santurtzi el acto central del día grande es la procesión de la Virgen del Carmen, patrona de la localidad, y ama y cuidadora de todos los arrantzales y sus familias. Es venerada desde siempre, y la procesión tiene un inicio que ronda los 110 años. En esta edición (16 de julio de 2019) se han dado cita alrededor de 40.000 personas, vecinos y visitantes, que no se pierden la procesión marítima con más solera.

IMG_8910.JPG
Un centenar de embarcaciones acompañan a la barca de la Virgen para hacer la ofrenda floral.

Por sorteo, se eligen cien embarcaciones que acompañan a la  barca de la Virgen hasta el exterior de la Bahía del Abra.  Ayer, la tarde desbordó un sol inmenso mientras la alcaldesa de Santurtzi, Aintzane Urkijo lanzaba al agua una corona de flores, seguida de muchas otras, haciendo así un homenaje floral a los fallecidos en la mar. Las sirenas de todas las embarcaciones sonaron al unísono en un alarde de emoción por el recuerdo.

IMG_8943.JPG
Vuelta a tierra, la imagen de la Virgen del Carmen es llevada a la Iglesia de San Jorge.

Porque si hay algo que se transmite en este acto, es una emoción enorme. La aldea de Santurtzi se abre al mar desde su pequeño puerto, su lonja de pescado, su rampa que también es utilizada por los grandes remeros de Sotera, y el olor a sardinas asadas que lo inunda todo. Emoción es la fuente de donde  beben los vecinos de Santurtzi, porque saben muy bien que su Virgen les tiene a buen recaudo.