La Salve recupera su cerveza Export de los años 40

Ha sido una tarde magnífica para navegar por la Ría de Bilbao. Una temperatura agradable, buenos amigos y una cerveza La Salve Uda 2019, que quedaba así presentada en sociedad. Se rescata una receta tradicional que estuvo disponible en Bilbao desde los años 40 hasta los 60. Recuperando historia y emociones se establecen los vínculos entre las distintas generaciones cerveceras. La etiqueta es diseño de Tomás Ondarra, donde no podía faltar nuestra baldosa, la de Bilbao de siempre, que fue fabricada por una empresa de Salamanca (o eso he oído, aunque también se habla de unos talleres del ayuntamiento en los años 40-50) y según dicen algunas voces, podría tener alguna similitud  (forma de flor) con otra loseta del artista catalán Gaudí: ¿podría haber tenido Gaudí algo que ver con nuestra baldosa de Bilbao? La cuestión es que los suelos de Bilbao están cubiertos por más de 66 millones de estas baldosas.

Image-208 (1).png
La Salve Uda 2019 bien fresquita a bordo del Bilboats.
thumbnail_Image-209.png
Por Calatrava e Isozaki.
thumbnail_Image-206.png
El Museo Guggenheim también está presente.
thumbnail_Image-210.png
El buen ambiente es la tónica general.
Image-201.png
El diseñador de la etiqueta de La Salve,  Tomás Ondarra.

La Salve Uda 2019 cuenta con una original etiqueta diseñada por Tomás Ondarra, célebre ilustrador y escritor bilbaino, que reproduce la famosa baldosa de Bilbao en tonos blancos y azules.

La presentación de esta renovada cerveza,  que fue muy querida entre los años 40 y 60 en Bilbao,  tuvo lugar en el lugar más emblemático: el puente  de la Salve, que vio nacer a la empresa en 1886.

Image-207.png
La etiqueta reproduce la famosa baldosa de Bilbao en tonos blancos y azules.

Con la Salve Uda 2019 se quiere recuperar la historia cervecera de Bilbao y sera una edición especial y limitada a 10.000 botellines. El director de la cervecera, Eduardo Saiz Lekue resaltó en el transcurso de este acto, por otra parte también muy marinero, que buscan dinamizar e impulsar la hostelería bilbaina, un sector tractor para la vida de la ciudad.