Kepa Murua: “También en el fracaso se puede encontrar la felicidad”

Kepa Murua (Zarautz 1.962) nos ha embelesado con su poesía en muchas ocasiones. Más de 30 años avalan a este escritor que tiene en su haber treinta libros de poemas y tres novelas; y muchas libretas guardadas, llenas de frases, versos e ideas que algún día verán la luz, como ahora lo hace “El cuaderno blanco” (El Desvelo Ediciones) su inmensa antología poética, para la que Catalina Garcés ha seleccionado 108 poemas: desde “Abstemio de honores´´ (1990) hasta “Pastel de Nirvana´´ (2018). La poesía de KM nos retrata minuciosamente la realidad del mundo y lo hace de forma paralela a su propia imagen, con una sinceridad de sí mismo y de otros que bien podría ser el espejo común en el que la humanidad se ve retratada y Kepa Murua lo descubre sin miedo.

¿Por qué ahora una antología?

Catalina Garcés, que también ha escrito el prólogo, estaba preparando un trabajo sobre mi obra, el editor se enteró y de ahí salió la propuesta de esta antología poética, enteramente seleccionada por ella. Y  esta selección, probablemente muy distinta a la que yo hubiera hecho,  me ha sorprendido satisfactoriamente, porque me da una nueva visión de camino que me reconforta.

thumbnail_file-203.jpg
Kepa Murua en la librería Campus de Bilbao.

¿Llegan los jóvenes a su obra?

Yo tengo muy claro que no es posible existir sin ser leído. Y dentro de ese campo de lectores, a mi me da mucha alegría el lector joven. Me llena de satisfacción ver como ahora un grupo de adolescentes de la ESO ha elegido mi obra para hacer un trabajo de curso.  También recibo cartas de jóvenes poetas latinoamericanos que me piden consejo, porque allí hay un gran movimiento literario.  Agradezco a todos mis lectores que estén ahí, apoyándome.

“Hay días en que las manos en alto son treinta noches sin pronunciar palabra” (2009) ¿Estos versos hablan de KM?

Todos mis versos son un refugio, porque en los momentos de soledad y desasosiego, sobre todo en aquellos años de plomo (violencia de ETA) la sensibilidad que yo percibía la manifestaba en claves poéticas.

thumbnail_file-207
Un momento de la entrevista con Kepa Murua en Bilbao.

¿Qué ha callado en su poesía?

En “Autorretratos” (El desvelo, 2018) muestro algo de mi, de mis emociones a través de las personas que amamos o hemos amado alguna vez; pero generalmente callo buena parte de mi biografía, porque la voz no tiene porque corresponderme a mi, sino al deseo de otra persona, o al mar, cuya presencia me da mucha serenidad. Olvido decir soy yo.

¿Un poema de esta selección?

“Autorretrato con chaqueta verde” es mi seña de identidad, me encantaba de joven esa chaqueta verde y la usaba tanto que o estaba sucia o descosida. Le pedía a mi madre que me la cosiera… ella no quería, no le gustaba que fuera vestido con ella, le resultaba vieja: “La encontré en un armario/oculto de tu casa/y nadie de los que conozco/quiere coserla/porque es muy vieja y muy fea”. Bueno, al final, me la cosió una tía.

En “Autorretrato con guantes de boxeo” conocemos su afición

Si, llevo años con el boxeo, aunque antes de este libro no lo sabia casi nadie: “Para que rechacemos la venganza de los sueños rotos/sigo golpeando el rastro invisible de mi retrato”.

Algunos escritores, sobre todo poetas, dicen que la poesía es la hermana pobre de la literatura, ¿está de acuerdo?

No. Digamos que es la gran desconocida, pero la poesía está en todo, incluso en la Biblia.

¿Cómo se retrata un poeta?

A través de los sentimientos que se reflejan en un paisaje, en la vida, en el amor, en la política… pero no hay que confundir nunca el deseo con el amor.

Image-192.png
KM mostrando su último poemario “El cuaderno Blanco” (El desvelo, 2019).

¿Qué fue antes el huevo o la gallina?

Por supuesto la poesía. Antes de que se pusiera de moda, que se hablara de ella, mucho antes estaba ahí, ha estado desde siempre. Y sí podemos hablar de relevo generacional.

Es un hombre solitario… ¿quién ha acompañado a quién,  Vd. a la poesía o la poesía a Vd.?

Me gusta el silencio y la poesía me acompaña, incluso me ha dado música a ese silencio, proporcionándome mucha calma.

En “La felicidad de estar perdido” (2015) también parece haber mucho de KM

Aquí hablo de la felicidad: “La felicidad de ver el mar/con otros ojos/La felicidad de esperarte/aunque no vengas/La risa, la risa/más allá de la sonrisa/o la bendición de las cosas más simples”.  Me siento bien con estos versos. A veces tenemos tropiezos pero no debemos olvidar que en el fracaso se puede encontrar la felicidad. Y quiero desde aquí agradecer a Javier Sánchez Menéndez (Siltolá)  por su publicación de “La felicidad de estar perdido” un libro que me reconforta especialmente. Tengo varios agradecimientos en esta antología, y lo hago con satisfacción.

 

 

 

 

Presentación del poemario de KM junto a Alex Oviedo.

En un cuaderno blanco/como la nieve que cae/o la mano helada que acaricia tu rostro.. escribía su poema “El cuaderno blanco” (2012) que precisamente da título a esta antología poética ¿Qué hay en tanta belleza?

Mucha sinceridad y la puerta abierta para la libre interpretación.

“Mi madre”, “Mi padre” dos poemas en “El gato negro del amor” (2011) muy especiales

Mis padres me han marcado, ella, mi madre, dando sentido a mi vida, una mujer muy disciplinada y práctica; él, mi padre, que vivía en el silencio, como a esos vascos de entonces que les costaba sacar a la luz sus sentimientos. De los dos he aprendido mucho: “A mi madre le gustaba/mirar por la ventana./Podía pasar horas y horas/con los ojos hacia dentro/mirando a la calle”. Con mi padre “A mediodía nos sentábamos/en un restaurante/con un mismo menú/todos los días: vainas y sardinas./Él fruta y yo flan/Él vino y yo agua”. También “El gato negro del amor” es la historia de una poesía balsámica, porque me sobrevino el divorcio, un desgarro vital y familiar y tenía que contarlo, pero salvaguardando la intimidad y conté la historia de gatos, me hice un ajedrez de gatos. Porque no hemos de olvidar que lo escrito permanece, el trabajo queda ahí.

thumbnail_file-205.jpg
Lo escrito permanece, nos dice Kepa Murua, quien fue poeta desde siempre.

¿Siempre ha querido ser poeta?

De muy joven marche a Berlín. Allí hice un  buen amigo. Allí escribí mis poesías y allí me dije que quería ser poeta. Y mi buen amigo me dijo: “ya lo eres”. Soy poeta desde siempre. Me acuerdo como era, quizás haya perdido aquella frescura que da la juventud, pero estoy muy contento con lo que se ha convertido ese joven.

¿Como es el KM de ahora?

Cada vez más trascendental, me acerco al canto y al relato poético que transforma el mundo literario hacia el sentido de la vida.

Image-191.png
Firmando su libro.

En 2017 escribe : “Me duele el corazón al sentir los pasos equivocados del mundo…” y en 2018 pide: “Quédate a cambiar el mundo desde tu casa”. ¿Hay un KM reivindicativo ahora? ¿Puede tener la poesía ese poder?

El poeta no pude mentir. Aún siendo con metáforas, hay que constatar la realidad. Es un valor que trasciende y por ahí van mis apuestas.

Tiene imagen de duro...

Es una imagen que han puesto en los medios de comunicación y no lo entiendo muy bien porque yo me considero un hombre tierno, incluso ingenuo, pero doy la imagen de duro y eso me marca mucho. Somos como nos ven los demás, por ejemplo,en Latinoamérica dicen que hay una voz muy tierna y dulce en mi, pero la luz que proyecto aquí creo que es más estereotipada. Decía Balenciaga que la fama es transitoria y que solo queda la ropa bien hecha.

¿Tiene nuevos proyectos?

La buena literatura tiene distintos registros y distintas voces. Yo me considero un escritor y me falta el teatro, así que haré algo, tengo alguna obra ya en mente.

“El secreto del mundo, la soledad no deseada: lo que para unos es el norte, para otros el sur” ¿Es buena la soledad?

Yo no me considero solitario, aunque si me gusta el silencio.

La soledad no deseada duele y estamos en una sociedad que está llorando demasiado de soledad. Mila esker KM.