José Luis Cuerda: “Soy un hombre de twitter”

José Luis Cuerda recibirá esta noche en Bilbao un merecido homenaje: el Premio Feroz de Honor 2019 y su última película “Tiempo después” está nominada al premio “a la mejor comedia”. Este director de cine y guionista, que el próximo 18 de febrero cumplirá 72 años, nos dio anoche (Museo Guggenheim) una lección de sencillez combinada con el descaro, que probablemente hoy tampoco dejará inerte a ninguno de los 3.000 espectadores que presenciarán en directo la gala de los premios Feroz que han elegido, por primera vez en seis años, celebrarse fuera de Madrid: Bilbao vuelve a ser nuevamente sede de un importante evento, en esta ocasión con la alfombra roja cinematográfica. Y, entre tanto glamour, Cuerda nos asegura que “soy un hombre de twitter”.

Los premios de la Asociación de Informadores Cinematográficos de España llegan a Bilbao en su VI edición y han decidido hacer una gala muy divertida “en la que todo el mundo sufrirá y disfrutará a la vez”. Euskadi es tierra de cine, dicen, y no les falta razón. Y entre los premios, y en Bilbao, José Luis Cuerda sufre feliz su “Premio Feroz de Honor 2019”.

thumbnail_file-151.jpg

Acompañado del actor Arturo Valls y el productor Félix Tusell, José Luis Cuerda nos cuenta numerosas anécdotas de su devenir e incluso de sus paseos por la red social Twuitter, donde escribe historias como esta: “puse que había quedado con Marilyn Monroe en un parque de Albacete para charlar; a los pocos minutos me contestaron: tú eres un gilipollas”. Y es que Cuerda tanto en el cine como en su vida dice hacer “las cosas que me apetecen y hacer las cosas que te apetecen, es muy gratificante”.

No es un hombre muy hablador. Recibe las preguntas con ojos que cuestionan todo, pero que no aclaran nada. Quizás es que ya lo ha dicho todo, todo lo que José Luis Cuerda quiere decir desde su voz, no en cambio desde su visión cinematográfica, donde le caracteriza ser capaz de darlo todo desde una única toma.

 

“Carmena y Almeida me hicieron del PCE”

Lo cómico de sus guiones, de su cine “no surrealista sino subrruralista” como Cuerda lo califica, lo llevan las mismas situaciones que él mismo ha vivido. Nos dice que “aunque me hubiera gustado estudiar Filosofía pura, me decidí finalmente por Derecho (que no aprobé ni un curso y estuve tres años) y en segundo Manuela Carmena y Cristina Almeida vinieron a hacer proselitismo y me hicieron del PCE, pero solo duré dos años”.

El 17 de enero de este 2019 su película “Amanece que no es poco” ha cumplido 30 años y si bien al principio no tuvo el éxito esperado, años después con youtube (primero en secuencias y luego entera) le dio la validez que se merecía. Y hoy Cuerda se siente muy satisfecho de que se realicen visitas guiadas por los pueblos donde se han rodado sus películas: “aunque en realidad lo raro sería que no lo hicieran, es lo normal”, dice con cara de niño bueno.

Porque en realidad, José Luis Cuerda es un niño grande, un niño que disfruta de todos los momentos que le aporta el día y  que encuentra en todos esos hechos una disculpa para dar vida a sus guiones. “Soy un creador de historias -nos dice- un escritor en verso libre, y en un primer momento no pienso en el espectador. Después sí, incluso voy a menudo a la Academia de Cine para saber como van mis películas”.

thumbnail_file-152

También va al cine, fuera de sus propias películas, y dice que le ha gustado “Roma” aunque “menudo capital que lleva” añade. Y le gusta Pedro Amenabar, quien él mismo descubrió y del que dice que “ha visto mucho cine, es funcional, nada  barroco y sabe con qué material tiene que trabajar”.

Sobre la crítica dice darle igual: “Yo leo a los buenos críticos de cine que hay en este país”, aunque no nos quiere desvelar nombres.

“La realidad es un gran guiñol con poca sustancia”

Galicia es para Cuerda un segundo hogar, “pura poesía” nos dice. Habla también de su realismo mágico, “porque es legítimo que yo pretenda crear personajes que vuelan. La realidad es un gran guiñol  con poca sustancia”. Y nos aclara que “no hago películas para que se enmarquen en una cultura, sino que lo hago porque tengo una inquietud y lo hago para quién quiera verlo”.

Para José Luis Cuerda el momento en el que se encuentra hoy el cine es “un nuevo neorealismo que estaría bien apoyarlo, con presupuestos ajustados y quiero explorarlo; de hecho tengo un par de asuntos en la cabeza que van por ahí”.

Y la sencillez de la que hablaba al principio refiriéndome a este gran guionista y director albaceteño me  llega fiel hasta el final: “Después de desayunar escribo, luego dejo de escribir para comer, después veo la televisión para ayudarme en la digestión, por los ácidos que se crean… y poco más”.