La biografía de Casilda Iturrizar se publicará en Navidad

Bajo el patrocinio de la Fundación Bilbao 700 se publicará en Navidad la biografía de Casilda Iturrizar (1818-1900) mujer de gran fortuna, procedente de su matrimonio con Tomás José Epalza y que supo aumentar con creces por su habilidad en los negocios, principalmente financieros; aunque no debemos de olvidar sus importantes donaciones destinadas a la formación, sanidad y cultura. La biografía de esta gran bilbaina llega de la mano del profesor e historiador vasco Eduardo J. Alonso Olea y él mismo nos ha contado recientemente la vida y obra de Casilda Iturrizar, quien no tuvo reparo en dejar escrito en su testamento que “se le entragara al Papa 250.000 pesetas”.

Pregunta: Casilda Iturrizar, gran mujer de negocios ¿nace o se hace?

Respuesta: Nace en 1818 en un Bilbao muy pequeño, 10.000 habitantes, donde todos se conocían y es concretamente en esa generación donde la Villa empieza a cambiar y a convertirse en el Bilbao industrial que permanecerá durante casi todo el siglo XX.

P: Una vida fructifera y sin hijos…

R: Murió con 81 años y, aunque no tuvo hijos, su vida se puede considerar de muy fructífera. Nació en Barrenkale en una familia de comerciantes, si bien en 1832 su padre se declaró en ruina, momento en el que todo parece indicar que fue a trabajar a las caballerizas de Tomás José Epalza, importante banquero con quien contrajo matrimonio Casilda Iturrizar en 1859. Tras esta unión, viviría siempre en la que fue la calle Estufa, en el número 9.

thumbnail_Image-70.png
Actualmente la fuente donde se ubica la  estatua de Casilda Iturrizar está en obras.

Casilda iIturrizar fue un mujer muy inteligente. La formación de la época le llevó a aprender a leer y escribir. Pero su carismática resolución le hizo desarrollar un importante manejo de los negocios desde muy joven. Desde luego “nadie la ganaba en sumar y restar” no dice Eduardo Alonso,  y lo demostró con creces al superar a Victor Chavarri (1854-1900) “a la hora de aumentar sus riquezas”.

Y su historia, fuera de su familia, comienza en 1833 al fallecer el padre, que la obliga a trabajar en el servicio doméstico (tenía siete hermanos). Así, ese año se sabe que cuida un niño en Barakaldo, en una casa propiedad de Tomás José Epalza.

Image-71
Una gran bilbaina acompañada de ángeles

Casilda Iturrizar se quitaba años

Nos habla Eduardo Alonso sobre una curiosidad de Casilda Iturrizar: “se quitaba de 8 a 10 años” lo que llevaba a la dificultad de saber su edad exacta.

Y en la boda con Tomás José Epalza se dio cierto escándalo “ya que el carro que les trasladaba iba con mulas en lugar de caballos” esto último habitual en la clase social a la que pertenecía el rico novio, “pero se casaba con Casilda Iturrizar, una empleada de hogar”.

En 1873 muere su marido y le que queda una herencia de millón y medio de pesetas de la época (la mitad del presupuesto de la Diputación Foral de Bizkaia en ese mismo año).

Image-74.png
Eduardo Alonso, profesor de la UPV/EHU y doctor en Historia explicando la vida de Casilda Iturrizar en el salón de actos del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro, en Bilbao.

Casilda Iturrizar y la Universidad de Deusto

Tras fallecer su marido, Casilda Iturrizar comienza con fuerza una etapa de mujer de negocios. Se vuelve prestamista, mundo de las finanzas que demostrará con el tiempo que se le da muy bien; y multiplica en con creces el dinero que le dejó en herencia su fallecido marido.

Pregunta: ¿Pero no solo se dedica al mundo de las finanzas?

Respuesta: Así es. Crea una sociedad donde ella era su principal accionista y la cual da origen a la Universidad de Deusto, para que la burguesía de la época se forme en Bilbao y en el marco de una enseñanza católica. De la misma forma, sería también la principal accionista de la Sociedad Nuevo Teatro, de 1886 (lo que ahora es el Teatro Arriaga) y dado el conocimiento que había adquirido de niña con su padre comerciante, dispone que se ubiquen tiendas en los bajos del Teatro que ayuden a mantener este espacio cultural.

Casilda Iturrizar fue una mujer que invirtió en todo aquello que tenía un fin social, educativo y católico. Fue una mujer con creencias que le hacían muy diferente a las mujeres de su época. Era capaz de invertir en ferrocarriles, construir unas viviendas en el Campo Volantín de Bilbao (1879/1883) y levantar las Escuelas de Tívoli. Y era tan religiosa que en el Vaticano (Roma) era muy bien recibida.

Image-73.png
Esquela del fallecimiento de Casilda Iturrizar el 22 de febrero de 1900.

250.000 pesetas para el Papa

Casilda Iturrizar murió un 22 de febrero de 1900 y según vemos en su esquela, murió sin hijos y familiares directos. De tal forma, que al morir sin herederos fue uno de sus dos albaceas (otro había fallecido días antes) quien se encargó de cumplir la última voluntad de la difunta y de custodiar sus bienes mientras se efectuaba el reparto. Es importante destacar al respecto, que en 2025 se podrá acceder a su testamento completo (han de pasar cien años para poder verlo las personas interesadas y que no hayan sido citadas en el testamento), oportunidad que no perderá Eduardo Alonso, como así ha destacado.

Pregunta: Es muy curioso el reparto de la herencia de Casilda Iturrizar…

Respuesta: Desde luego. Desde el dinero que deja a la Casa de la Misericordia, pasando por el Hospital de Basurto, y las becas para estudios y dotes para huérfanos; nos encontramos con  las 250.000 pesetas que deja al Papa, otra cantidad que le deja a su vecina del 5º (con la que supuestamente tendría buena amistad) pasando por el intento de mejorar la condición de familias desfavorecidas, que fue el caso de 15 familias vergonzantes, como así se denominaban a aquellas familias que caían en desgracia, tal y como le había pasado a ella.

Así vemos que el reparto total fue de 7,5 millones de pesetas de la época, lo que hoy en día vendría a suponer 225 millones de euros. Una cantidad nada desdeñable y que Casilda Iturrizar supo administrar con un adiestramiento increíble para una mujer de finales del siglo XIX y que leída la historia de la época y de la situación de las mujeres, es todo un milagro de superación y carisma.

Y es importante señalar que Casilda Iturrizar siempre tenía presente a las niñas y niños e insistía que “la beneficencia debía de ser pública pero con dinero privado”, destaca Eduardo Alonso que deja algún dato al respecto: Aporta al Hospital de Basurto  750.000 pesetas frente a un costo total de 6 millones; algo similar de lo que ocurre con la Casa de Misericordia de Bilbao. Se ve así el gran porcentaje de aportación de esta bilbaina.

Image-68
Escultura de Agustín Querol (1860-1909) ubicado en el parque de doña Casilda de Iturrizar, Bilbao, en bronce y mármol.

La escultura de Casilda Iturrizar ha tenido tres ubicaciones distintas y,  de alguna forma, las tres han tenido relación con fuentes o estanques. De hecho, el primer destino fue la plaza Elíptica (ahora Moyua) y se puso mirando hacia el Ayuntamiento, si bien se había acordado que mirara hacia la Misericordia. Así estuvo de 1906 a 1941, que al construir una gran fuente central, se decidió trasladar la estatua a la pérgola del paque doña Casilda y que mirara hacia la Misericordia; pero nuevamente la construcción de una fuente cibernética (agua, luz y sonido)  donde estaba la escultura hace que se traslade, por tercera vez consecutiva, si bien dentro del mismo recinto natural del parque (importante pulmón verde de la villa) y se acerque más a la Casa de la Misericordia, aunque sin mirar hacia ella, sino hacía la pérgola. Actualmente, el estanque en el que se ubica la estatua de Casilda Iturrizar se encuentra en estado de rehabilitación.

Un último dato de nuestra insigne bilbaina que nos ofrece Eduardo Alonso: Si bien Casilda Iturrizar fue enterrada en el cementerio bilbaino de Mallona, ya en 1909 sus restos fueron trasladados a un panteón del cementerio de Derio, donde también fueron enterrados sus dos albaceas.