Joaquín Achúcarro, orgullo de Bilbao

— Ha lanzado en agosto un nuevo disco dedicado a Chopin, cuando está a punto de cumplir 86 años, el primero de noviembre (1932).

— Han sido innumerables los premios que ha recibido, pero el que le diera Onda Cero hace un año por “La proyección de Bilbao” (21 de noviembre de 2017) aún lo recuerda con el amor que un bilbaino pone en su tierra.

JOAQUÍN ACHÚCARRO es un hombre increíblemente sensible. Sensible para la música, sensible para la familia, sensible para los amigos… para sus alumnos, para sus seguidores, para los que conoce y no conoce; Joaquín Achúcarro es el hombre con el que me he topado que más sobresale por su inmensa humildad, su sencillez y su galantería. Aunque ya le conocía de sus conciertos en Bilbao (Teatro Arriaga y  Palacio Euskalduna)  y le había tenido lo suficientemente cerca para distinguir sus maravillosos dedos acariciando las teclas de un piano de cola, ninguno de esos momentos pueden compararse a la posibilidad de tenerle en una conversación amigable, junto con Emma, su mujer. Hacen una pareja extraordinaria.

Pregunta: ¿El premio a la proyección de Bilbao no habrá llegado tarde?

Respuesta: No, yo siempre me he sentido muy querido en mi tierra.

P: ¿Qué recuerdos tiene?

R: Mi infancia la pasé correteando por las calles de Abando, en libertad, juegos con amigos, algo que ahora se ha perdido.

P: Emma es para ti una gran compañera, pero dejó un futuro también como pianista por acompañarte (Emma está presente y sonríe).

R: Emma es mi apoyo, me ha acompañado siempre…

Y Joaquín Achúcarro se emociona, como no puede ser menos, y mira a Emma con esos pequeños ojos azules y ella le corresponde.

Es curioso como un músico de la catagoría de Joaquín Achúcarro no se perfile como un hombre de élite difícil de alcanzar. Es cercano, dicharachero, reluciente y bromista. Porque no dudó, en el encuentro que tuve la posibilidad de compartir, de ponerse una nariz roja y emular  a un personaje de circo que ha sabido hacer reír a pequeños y mayores.

thumbnail_file-49
Joaquín Achúcarro recibe el premio “A la Proyección de Bilbao” con mucho orgullo.

Con solo 13 años se atrevió con Mozart y la Filarmónica de Bilbao

En su primer concierto estuvo acompañado por la Filarmónica de Bilbao (que celebraba su 50º aniversario). Tenía tan solo 13 años y se atrevió con el concierto para piano y orquesta en Re menor de W.A. Mozart. Había ganado el concurso de Vercelli y corría el año 1946. A los 17 años se estrenaba en Madrid y no ha dejado su carrera de pianista en siete décadas. En 1959 ganó el Concurso Internacional de Liverpool, que le dio fama internacional y también el tener que cumplir una promesa: casarse con Emma.

Emma, una niña prodigio y una gran compañera

Hablar de Joaquín Achúcarro no puede estar disociado de Emma Jiménez. Mujer, compañera, esposa… lo ha sido y los es todo para el maestro. Comenzó también su preparación en el piano y fue muy pronto considerada “niña prodigio”. Terminó sus estudios con tan solo 13 años, lo que le llevó a posicionarse como primera en el record español de haber terminado la carrera de piano con esa edad; es más, con 8 años ya era profesora de solfeo.

Emma es también una mujer sencilla, de aspecto tranquilo y una sonrisa que acompaña gratamente en el diálogo. No es de estañar, pienso, que siempre detrás de un gran hombre hay una gran mujer.

El músico premiado y el educador que promulga la fe en el porvenir de sus alumnos 

Joaquín Achúcarro tiene en su haber infinidad de premios, galardones y honores. Destaquemos el Premio Nacional de Música (1992), Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1996), la declaración de la Unesco como Artista por la Paz (2000) y el ingreso como Académico de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (2018).

Desde 1990 imparte clases en la Universidad Metodista del Sur de Dallas. La Fundación Joaquín Achúcarro ayuda a los jóvenes pianistas en su proyección musical.

thumbnail_file-50
Joaquín Achúcarro con el alcalde de Bilbao Juan Mari Aburto.

Cuando Joaquín Achúcarro recibió el premio “A la Proyección de Bilbao” se le transformó su expresión en un amor inmenso por la villa que le vio nacer. “Qué más puede hacer un bilbaino que llevar Bilbao por el mundo”, nos dijo.

Y a sus casi 86 años ( los cumplirá el 1 de noviembre) sigue estudiando varias horas diarias y como he tenido oportunidad de leer en alguna ocasión, no lo dejará nunca porque Achúcarro, cuando toca el piano, ve un lenguaje encriptado que le lleva a hacerse mil preguntas de qué querrían decir esos compositores que él tanto estima: Chopin, Beethoven, Mozart…

En su faceta de docente, tiene clara la importancia de desarrollar en sus alumnos la fe en el porvenir. Y no descarta la necesidad de divulgación, en el sentido de explicar al público el significado de las piezas que van a tocar.

Nuevo CD de la obra de Chopin y gira por Japón

A finales de agosto, Joaquín Achúcarro lanzó un nuevo disco dedicado a Chopin, bajo el sello francés “La dolce volta”. En enero de 2019 ha anunciado una gira por Japón, justo después de acabar la ya iniciada por España, Reino Unido, EE.UU. e Italia.

No podemos por menos de recordar a Joaquín Achúcarro como el rey de la constancia, el hombre músico y pianista que ama su trabajo cada vez más y que ama Bilbao como lo aman esos hombres y mujeres que salen de su tierra… aunque sea para proyectarla más aún.